lunes, 26 de abril de 2010

CON UN NUDO EN LA GARGANTA Y AL BORDE DEL LLANTO AÍDA CUEVAS SE DESPIDIÓ DEL ESPECTÁCULO “SI NOS DEJAN” EL CUAL DEDICÓ A LA MEMORIA DE SU MADRE.


Aída Cuevas se sobrepuso a la pérdida de su madre la Señora Carlota Castillo Landeta, quien falleció el mismo domingo en que la cantante tendría que cumplir con la última función de la revista ranchera musical “Si Nos Dejan” en el Teatro Hidalgo.

Antes de salir a escena se encomendó a la virgen de Guadalupe e incluso en su camerino tenía una hermosa imagen de cera. Para la intérprete de música vernácula no fue fácil poder trabajar en ésta puesta por la pena que le embargaba. Cabe señalar que el domingo a las 9:00 de la mañana la mamá de Aída falleció en el hospital Bellavista de Cuernavaca a consecuencia de un paro respiratorio provocado por varias complicaciones.

La experimentada cantante mostró su gran fortaleza y profesionalismo en el escenario a lo largo de dos horas.
También destacaron las actuaciones del Ballet Folklórico de Joel Ruíz, del Mariachi Nacional de México de Antonio Covarrubias, del productor y actor Paco Falcón como Don Espiridión Menchaca Presidente Municipal, Víctor Garibay como Rutilio un empleado de la Hacienda que enamora a la hija de la patrona interpretada por Verónica Alvarado, Clemina Zugasti en Leovigilda una solterona que quiere separar con un anónimo a la pareja principal de la puesta conformada por Aída Cuevas Doña Lupe y el barítono de talla internacional Jorge Lagunes ella una importante hacendada y él un hombre adinerado que la enamora de forma honesta.



La puesta inspirada en la obra de José Alfredo Jiménez ofrece hermosas estampas muy mexicanas, y varias coplas en donde los actores se contestan con los temas del cantautor guanajuatense. Las pinceladas de humor las pusieron Mario Beller y Ruth Mireles en los papeles de El Chilaquil y Jovita. El Cura del pueblo fue interpretado por José Antonio Noriega. Valería Berganza hija de Aída demostró aptitudes para la actuación en este debut.

Aída esa noche la dedicó a la memoria de su madre; actuó mejor que nunca aunque en momentos su voz se quebraba y sus ojos se llenaban de lágrimas nuevamente se sobreponía y continuaba. La artista portó varios cambios de vestuario el primero un traje campero en color beige, el segundo un atuendo oaxaqueño, en el tercero un elegante jorongo multicolor y para finalizar un hermoso traje de charra blanco.

El público ovacionó números musicales como “A la luz de los Cocuyos”, “Arruyo de Dios”, “Ella”, “Deja Que Salga La Luna”, “Serenata Huasteca”, ”El Rey”, ”La Retirada”, “La Mano de Dios”, “Deja Que Salga la Luna”, “Mi Última Estrella” en este tema Aída se sobrepuso varias veces al llanto. El Elenco cerró con broche de Oro cantando a coro “Si Nos Dejan”.


Aunque Cuevas fue discreta con la noticia de su mamá; uno de los invitados de esa noche era el reconocido periodista y conductor Jaime Almeida que subió para felicitar a los que hicieron posible este tipo de espectáculo que rescata las raíces mexicanas y dedicó unas palabras al público haciendo énfasis de que los hermanos Cuevas estaban pasando por un momento difícil; sin embargo ante todo mostraban su profesionalismo.

No hay comentarios: