domingo, 2 de mayo de 2010

HOMENAJE A LA MTRA. NELLIE HAPPE LLENA EL AUDITORIO NACIONAL CON CARMINA BURANA Y ¡ESQUINA BAJAN!*


Por: Asael Grande

La Compañía Nacional de Danza, dirigida por Sylvie Reynard, celebró el Día Internacional de la Danza en el Auditorio Nacional con la obra ¡Esquina Bajan! y Carmina Burana, para homenajear a la Mtra. Nellie Happee por sus 80 años de vida y 60 años de trayectoria artística.

Realizada con los Primeros Bailarines: Jaime Vargas, bailarín invitado; Sandra Bárcenas, Agustina Galizzi, Blanca Ríos, Raúl Fernández, Harold Quintero y Erick Rodríguez, la obra clásica del compositor alemán Carl Off, tuvo como preámbulo la función de uno de los grandes éxitos de la Mtra. Nellie Happee, ¡Esquina Bajan!, trabajo coreográfico en el que brilló la danza en la despedida de los escenarios del primer bailarín invitado Jaime Vargas.

Obras merecedoras a la Luna del Auditorio a la categoría de Danza Moderna, Carmina Burana 2005, y ¡Esquina Bajan! 2007, la puesta en escena de ambas obras se efectuó como un homenajea la Maestra Nellie Happee, quien recibió la Dalia de Plata de manos de la Directora General del INBA, Teresa Vicencio Álvarez, y María Cristina García Cepeda, Coordinadora Ejecutiva del Auditorio Nacional, dicho reconocimiento instituido por el Auditorio Nacional se confiere a los artistas cuyas representaciones en este centro de arte y cultura que constituyan una especial aportación a la vida artística y cultural de nuestro país.

Cantata escénica del siglo XX compuesta por Carl Off entre 1935 y 1936, la interpretación orquestal del Director Concertador Juan Carlos Lomónaco, y la obra de la Mtra. Happee, transportaron el escenario del Auditorio Nacional a la época medieval, en la que los bailarines de la Compañía Nacional de Danza danzaron con una trama provenzal y bailes mágicos que exaltaron la primavera, las gozosas fiestas de la época, y el vigor por el canto y los anhelos de la humanidad.


Nelly Happe ha sido bailarina, maestra, coreógrafa, fundadora y directora artística de compañías. Ha elaborado más de 50 obras de danza en lenguajes como el clásico, contemporáneo, folclórico y de época, como en el caso de ¡Esquina bajan!, que hizo recordar a los presentes en su homenaje a una Ciudad de México en los años 50, llena de recuerdos como el danzón, el mambo, las fiestas taurinas, tranvías y anécdotas que hoy están en la nostalgia.
*Artículo a publicarse el día 3 de mayo en Diario Imagen.

No hay comentarios: