martes, 29 de enero de 2013

Con Margarita el Gibson Amphitheatre se convirtió en un recinto de fiesta y alegría a ritmo de ¡Cumbiaaaa!‏‏


Finalmente el pasado sábado el público latino de los Estados Unidos pudo constatar porque "Margarita "La Diosa de la Cumbia" es la máxima exponente de la música tropical. Por primera vez el Gibson Amphiteatre de Los Ángeles se convirtió en un gigantesco salón de baile, alegría y color donde miles acudieron a la esperada cita y durante más de dos horas bailaron, gritaron, corearon canciones y conectaron desde el primer momento con "La Diosa" en un verdadero acto de complicidad que convirtió el recinto en un templo de adoración y que se recordará por mucho tiempo.

El concierto comenzó en punto de las 8:40 de la noche con la bandera de su natal Colombia en las pantallas gigantes del escenario para entonar "La Pollera Colorá", uno de los grandes clásicos de la música colombiana, mientras que el amarillo, azul y rojo se turnaban en la iluminación del espectáculo al igual que en el vestuario de la "colombiana más mexicana".


Margarita viajó a Los Ángeles con un equipo de 40 personas que conforman su agrupación, 30 de ellos músicos, coristas y bailarines que la acompañan en todas sus actuaciones. Tama Producciones Artísticas, la empresa que lleva las riendas de su carrera artística, hizo el esfuerzo de trasladar a el mismo equipo con el que se presentó en el Auditorio Nacional, del cual se desprendió el álbum alusivo que ha vendido más de 100,000 copias en México.

El repertorio preparado especialmente para este concierto conformará lo que será su próximo álbum (CD+DVD), que saldrá al mercado en los meses siguientes. Durante el concierto Margarita eligió sus grandes éxitos de más de 33 años de carrera: "Capullo y Sorullo", "La Cortina", "Oye", "A Mover la Colita", "El Cu-cu", así como grandes temas emblemáticos de la cumbia tradicional colombiana, sin faltar sus propios clásicos como "Amor de Mis Amores", Escándalo, "Colegiala", "Mi Bombón", "La Vida es un Carnaval", entre muchas más.


Durante el emotivo re-encuentro con su público de Los Ángeles, Margarita aprovechó la oportunidad para presentar a su hijo Jonathan de 22 años, quien la acompaña como corista y bailarín. La "Diosa" compartió con los presentes que su hijo creció en la farándula desde que era un bebé y que ahora deseaba ganarse la vida sobre el escenario, como lo hiciera ella.   Antes de dar paso a su interpretación le dijo: "El Público no se regala, el público se gana".

Más de 30 años de trayectoria le tomaron a Margarita para llegar al Gibson Amphitheatre, y este fue uno de sus grandes sueños, consciente de que por este recinto han desfilado grandes leyendas de la música de todos los géneros y del enorme compromiso que representa estar allí.


El público que le acompañó le dio la seguridad y la confianza, le profeso palpable adoración, el compromiso quedó sellado y el Gibson Amphitheatre se convirtió nuevamente sin duda, en la gran puerta de entrada de "La Diosa de la Cumbia" a los Estados Unidos, al reencuentro con su querido público latino.

No hay comentarios: