lunes, 24 de febrero de 2014

HOMENAJE FAMILIAR CON JOSÉ AGUSTÍN EN LA XXXV FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DEL PALACIO DE MINERÍA



Por: Asael Grande

Recuerdos, anécdotas y fragmentos literarios, fueron temas, parte de la conversación entre el autor José Agustín, y sus hijos (Andrés Ramírez, el Poeta; Jesús Ramírez Bermúdez, el Sabio, y José Agustín Ramírez “Tino”, el Artista), que se llevó a cabo en la XXXV edición de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

Andrés Ramírez, editor y poeta dijo que “estamos aquí haciendo un pequeño homenaje casero, una pequeña conversación con José Agustín, aparte de él, estamos sus tres hijos, Andrés Ramírez, Jesús Ramírez Bermúdez  y José Agustín Ramírez, ‘Tino’, yo pensaba, ahora que veníamos a esta mesa, que era como jugar con él (José Agustín) cuando éramos niños y era una oportunidad para decirle ‘gracias por todo lo que nos diste y es importante decir gracias porque eres un gran padre y un gran escritor”.

Sobre la primer novela su padre, ‘La Tumba’ (que este año cumple 50 años de su primera publicación en ediciones Mester), Andrés Ramírez comentó que “es un libro escrito con lo esencial, muy minimalista, con un estilo muy cerrado y corto”.

Para Jesús Ramírez, neuropsiquiatra y escritor esta reunión “es una ocasión especial poder acompañar a mi padre en este evento, es un momento significativo para nosotros, la literatura de mi padre siempre ha sido una literatura muy incluyente, los primeros textos de mi padre son muy entusiastas, son brillantes y llenos de mucho sentido del humor, como en La Tumba o De Perfil, pero posteriormente, a partir de su experiencia de la cárcel, tenemos ya un paso hacia otro tipo de personajes que están en una situación de outsiders”.


José Agustín Ramírez, escritor y artista teatral, leyó fragmentos de la próxima novela de su padre, La Locura de Dios,  próxima a publicarse. El escritor José Agustín, visiblemente emocionado, y quien este año cumplirá 70 años, dijo que cuando “tenía 16 años y me fui a Cuba a alfabetizar un rato, y después me tocó participar en las campañas de alfabetización y nos mandaron a un campo de entrenamiento para poder alfabetizar a los campesinos, un día nos fue a ver Fidel Castro al campamento y nos dijo ‘van a vivir una experiencia que realmente va a ser única en su vida’, a mí me toco estar en la provincia de oriente, entonces me di cuenta que en Cuba había una serie de ambientes de libertades que yo no tenía aquí en México, entonces tenía ganas e armar un grupo de teatro, de armar un periódico, y la experiencia que tuvimos en las Brigadas Conrado Benítez fue realmente inolvidable”.

El autor de las legendarias novelas La Tumba y De Perfil, dijo que “a lo largo de todo lo que yo he venido escribiendo, siempre me he encontrado apoyos muy maravillosos, de gente muy bonita como José Revueltas, Salvador Novo y mi maestro Juan José Arreola, era el rey del estilismo, el señor de la literatura exacta y perfecta, recuerdo que le di a leer dentro de mucho rato ‘La Tumba’, fue mi primer libro profesional, y me permití entrar por primera vez al mundo de la literatura”. 




  Fotos y vídeo: Patricia Correa

No hay comentarios: