miércoles, 2 de abril de 2014

LLEVAN AL TEATRO TEPEYAC LA VIDA DE ANA FRANK


La compañía La Casa de Atrás que ha sido una productora habitual de grandes obras llevadas al teatro, esta vez está emprendiendo la iniciativa de poner a disposición del público por una única función a celebrarse este Jueves 03 de Abril a las ocho de la noche en el Teatro Tepeyac la conmovedora vida de la niña Ana Frank, que en su célebre diario reportó lo que representaba la vida habitual de la comunidad judía bajo la ocupación nazi y sobre todo los sentimientos y emociones de una adolescente por no perder su identidad ni sus ideales. La obra cuenta con las actuaciones de Jorge Levy, Cecilia Romo, Jimena Alexia, Joadnyka Mariel, Kevin Rogers y un gran elenco. 

Su nombre completo era Annelies Marie Anne Frank. Vino a nacer en Frankfurt el 12 de Junio de 1929. Sus padres fuero Otto Heinrich Frank y Edith Hollander. Tenía una hermana mayor llamada Margot Frank. Con la toma del poder por parte de los nazis en 1933, Alemania se vuelve cada vez más peligrosa para los judíos. Preocupados por la situación, la familia Frank decide huir a Holanda en marzo de 1933, cuando Ana Frank contaba con cuatro años. A Otto Frank se le presenta la oportunidad de fundar una empresa en Amsterdam y decide instalarse allí con su mujer e hijas. Su casa da a la plaza Marwede. Alli recibirá Ana su diario al cumplir los 13 años. 

Tras un período leve de tranquilidad, estalla la Segunda Guerra Mundial y con ella, la seguridad de la familia vuelve a esfumarse. El 10 de mayo de 1940 Alemania invade Holanda. Muy poco después, su familia tuvo que ocultarse en un escondrijo, la Achterhuis, situada en un viejo edificio en el Prinsengracht, un canal en el lado occidental de Ámsterdam. La Achterhuis (palabra holandesa en la que huis significa casa y achter, más atrás), era un espacio de tres pisos en la parte posterior del edificio con acceso a un patio detrás de las oficinas de Opekta. En el primer nivel había dos pequeñas habitaciones, con un baño adjunto sobre el que se encontraba una gran habitación, con otra más pequeña adjunta. De esa habitación pequeña se subía hacia el ático. La puerta de la Achterhuis fue encubierta con una estantería para que no se la pudiera ver. 

Allí vivieron durante la ocupación alemana, desde el 9 de julio de 1942 hasta el 4 de agosto de 1944. El escondite es compartido por ocho personas: sus padres, Otto y Edith Frank; ella y su hermana Margot; Fritz Pfeffer, un dentista judío (al que Ana dio el nombre Albert Dussel en su Diario), y la familia van Pels (van Daan en el Diario), formada por Hermann y Auguste van Pels y el hijo de ambos, Peter. Cuatro oficinistas de la empresa de Otto ayudan y protegen a los escondidos. 

Con el temor de ser descubiertos cada día, la vida de estas ocho personas tan apretujadas no es nada fácil. Durante un período de dos años, Ana escribirá en su diario sus miedos, sus sentimientos, sus sueños de escritora. Ana escribió regularmente hasta su anotación final, el 1 de agosto de 1944. El 4 de agosto de 1944, dos años después de su encierro forzado, un informador delata el escondite a la Gestapo. La Grüne Polizei los arresta y, el 2 de septiembre de 1944, toda la familia fue trasladada en tren a Auschwitz, previo paso por el campo de Westerbork (campo de concentración en el noreste de Holanda). El viaje duró tres días. Junto con las otras mujeres no seleccionadas para la muerte inmediata, Ana fue obligada a permanecer desnuda para desinfectarla, le raparon la cabeza y le tatuaron un número de identificación en el brazo. Durante el día usaban a las mujeres para realizar trabajos forzados y, por la noche, las hacinaban en barracones frigoríficos. Las enfermedades se propagaban velozmente y en poco tiempo Ana terminó con la piel cubierta de costras. 

El 28 de octubre comenzó la selección para reubicar a las mujeres en Bergen-Belsen. Más de 8.000 mujeres, Ana Frank, Margot Frank y Auguste van Pels incluidas, fueron transportadas, pero Edith Frank se quedó atrás. Se levantaron tiendas para acoger la afluencia de prisioneros, entre ellos Ana y Margot, y a medida que la población aumentaba el índice de mortandad debido a enfermedades aumentó rápidamente. Ana pudo juntarse por un breve periodo con dos amigas, Hanneli Pick Goslar (llamada "Lies" en el diario) y Nanette Blitz, quienes sobrevivieron a la guerra. Contaron cómo Ana, desnuda salvo por un trozo de manta, les explicó que, infestada de piojos, se había despojado de sus ropas. La describieron como calva, demacrada y temblorosa, pero a pesar de su enfermedad les dijo que estaba más preocupada por Margot, cuyo estado parecía más grave. Goslar y Blitz no llegaron a ver a Margot, que permaneció en su litera, demasiado débil. Asimismo, Ana les dijo que estaban solas, y que sus padres habían muerto. En marzo de 1945, una epidemia de fiebre tifoidea se propagó por todo el campo; se estima que terminó con la vida de 17.000 prisioneros. 

Los testigos contaron más tarde que Margot, debilitada como estaba, se cayó de su litera y murió como consecuencia del golpe, y que pocos días después Ana también murió. Pocas semanas despues el campo sería liberado por tropas británicas el 15 de abril de 1945. Tras la liberación de Auschwitz, Otto regresa a Ámsterdam. Durante el viaje se entera de la muerte de Edith. Una vez en Ámsterdam, se dirigie a la casa de Miep y Jan Gies con la esperanza de que Ana y Margot estén aún con vida, pero en su lugar recibe la noticia de que tampoco ellas han sobrevivido a la guerra. Durante todo ese tiempo Gies y Bep Voskuijil encontraron y guardaron el Diario. 

La vida de Ana Frank podrá ser apreciada este Jueves 03 de Abril a las ocho de la noche en el Teatro Tepeyac, ubicado en Calzada de Guadalupe no. 497 esquina Calle Victoria, Colonia la Estrella. Boletos disponibles en taquillas del teatro y a los teléfonos 5517 6560 y al 4602 6931.