viernes, 4 de abril de 2014

VICTORIA MAGNO SENSIBILIZA Y CONCIENTIZA A LOS LECTORES EN “AMAR ES PARA SIEMPRE”



Por: Patricia Correa 

En entrevista exclusiva la escritora Victoria Magno, nos da detalles sobre su nueva novela “Amar es para siempre”,  bajo el sello editorial Vergara. 

-¿Qué te motivo a escribir “Amar es para siempre”?

Mi intención era hacer una historia de amor profunda y diferente, en la que la protagonista no fuera perfecta, como suele ser en esta clase de novelas.

Una historia que fuera más allá de los salones de té y las fiestas, enfocada en la realidad de una pareja que debe luchar por esa persona a la que aman.
Quería una trama profunda, real, humana; una historia de amor de verdad.

-Háblanos un poco de “Amar es para siempre”

“Amar es para siempre” es una novela romántica histórica muy tierna, con partes divertidas, otras profundas y un relato maravilloso de amor.

Matthew Collinwood  es el cuarto hijo del conde de Hendingham y de Lupita Lobos, una mujer mexicana hija de un ranchero de Veracruz.

Desde su nacimiento, el mundo de Matt ha consistido vivir entre caballos, vacas y los cultivos del campo hasta que su padre lo envía a vivir a Inglaterra con la intención de recibir una educación que lo prepare para las obligaciones que un día tendrá cuando sea adulto, tal como hizo con sus tres hijos mayores.

Es allí donde conoce a Alissa, una joven hermosa de alta cuna de la que se enamora al instante. Ella está rodeada de pretendientes, por lo que Matt no alberga esperanzas de ganar su corazón. Sin embargo, Alissa es una joven de corazón sencillo que no sólo se fija en él, sino que se enamora profundamente de Matt.

Matthew es el cuarto hijo, por lo que no heredará ningún título y no tiene dinero, así que decide volver a México en busca de fortuna, y así poder pedir la mano de Alissa. Pero mientras él se encuentra lejos, Alissa sufre un grave accidente y queda inválida. Las continuas cirugías y el tiempo se llevan su belleza y encanto, y ella decide alejarse del mundo fingiéndose muerta. Pero Matt se entera de la verdad y vuelve por ella, y a través de acciones le demuestra cuánto la ama, que a pesar de todo él siempre va a estar a su lado. Porque cuando se ama… se ama para siempre.

-Matt y Alissa, un amor que traspasa fronteras y prejuicios sociales ¿Cómo surgen los personajes?

La idea surgió a partir de mi mejor amiga. Ella tiene lesión medular y en ese momento pasaba por un momento difícil en su vida. Pensé en un modo de animarla, ella es una ávida lectora, en especial de novela romántica. Le encanta leer lo que escribo y me ha alentado a seguir luchando por mis historias, por lo que, en un intento de agradecerle, pensé en hacer una novela que le subiera el ánimo, pero no sólo eso, sino demostrarle que también las protagonistas de novelas pueden no ser perfectas, que cualquiera tiene derecho a una historia de amor fantástica con un final feliz. Ella es el vivo ejemplo de esto, su historia de amor fue en parte inspiración para esta novela.

Y así nació “Amar es para siempre”.

-La novela situada en el siglo XIX, Veracruz e Inglaterra lugares donde se desarrolla la trama ¿Por qué elegiste ese tiempo y lugares?

Finales del s. XIX es mi época histórica favorita, una etapa en la que se unen las costumbres de antaño y las invenciones modernas que han conducido a  la humanidad a  lo que conocemos hoy en día. La época victoriana me encanta y todo lo relacionado con Inglaterra de aquel momento. Y Veracruz es un lugar precioso, es mi tierra, donde vivo y donde crecen mis hijas, quiero darlo a conocer al mundo.

Deseo que la gente conozca otro lado de México, no sólo el que suele verse en las noticias y las películas; la gente habla de México y piensa en el narco, los secuestros y la corrupción. Eso es cierto, es una historia, pero no es toda la historia. Todos hemos vivido eso, pero también vivimos el otro lado; el de la familia que nos espera en casa, el del vecino que nos saluda, el de la anciana que atiende la tiendita y de niños nos daba un dulce de regalo o la persona desconocida que, sin ninguna razón, se portó amable con nosotros cuando lo necesitamos.

Esas también son historias reales, merecen ser contadas tanto o más que las otras, porque son las que nos alegran el corazón, las que nos hacen pensar y decir: esto vale la pena. La vida es suficiente mala en ocasiones como para también tener que leerlo en todas partes. Quiero mostrar las otras historias, esas de las que nadie habla por estar demasiados ocupados centrándose en lo malo. Si las cosas se atraen, quiero atraer lo bueno, este es un buen país con gente buena que merece que se hable de ella.

-En la novela tocas dos temas importantes el autismo y la lesión medular ¿Por qué decidiste hacerlo?

El autismo es un tema muy importante para mí porque mi hija tiene autismo severo. Intento poner un personaje especial en cada novela que escribo, generalmente una pequeña niña con autismo inspirada en mi hija. Mi ideal es crear conciencia entre la gente, llegar al corazón de los lectores a través de estos personajes y ganar su simpatía, conseguir que la gente se interese en el tema, que se informe, investigue, pero sobre todo crear empatía.

Quisiera ver un día un mundo en el que no haya desigualdad ni injusticias para niños como mi hija. Es una gotita de arena, pero algo es algo, es una causa muy grande, hay mucho que hacer para ayudar a la gente con autismo, pero intento pensar que con este granito de arena habré llegado aunque sea al corazón de una persona, y esa persona quizá algún día mire con cariño a una pequeña niña con autismo, preste su ayuda, se interese en participar… En fin, la vida está conformada por la infinidad de acciones unidas de cada persona de esta tierra, esperemos que este aleteo de mariposa un día se convierta en una ventisca que mueva al mundo entero.

Y ese mismo sentir fue lo que me motivó a hablar de la lesión medular además de crear un personaje que no fuera perfecto. Como mencioné antes, quería hacer una heroína real, humana, que se cayera pero también se levantara, que fuera una persona que inspirara a otras a ser fuerte y salir adelante.

Mi mejor amiga ha tenido que sufrir muchos inconvenientes por su problema. Se necesita crear mayor conciencia, la gente a veces no piensa en estas cosas hasta que les sucede, cuando la realidad es que es un día a día de tantas y tantas personas. Tenemos que ser más solidarios, más humanos.


-¿Cuáles fueron tus fuentes de investigación durante la escritura de “Amar es para siempre”?

Como en todas mis novelas, intento hacer investigaciones profundas, conformar bases históricas sólidas a partir de las que pueda sostenerse la narración de la historia. Hice investigaciones en fuentes literarias, internet, visité varios lugares de Veracruz para darme la idea de la hacienda, los campos, los trabajadores, etc.

Al momento de crear los diálogos, intento hacer una narración fluida, sin detenerme tanto en palabras antiguas y dejar a un lado frases hechas, mi deseo es enfocarme más en una escritura fluida y natural, que resulte atrayente al lector. Es lo que me gusta tanto de esta época también, porque se presta para esto y no resulta pesado para el público, de esta manera pueden disfrutar de la historia, una especie de interacción entre lo moderno y lo antiguo.

Sobre el autismo es mi día a día, tengo bastante información al respecto porque es un tema que investigo a diario, y que intento dar a conocer por lo que también trato estar al tanto lo mejor posible.

Acerca de la lesión medular, además de las investigaciones de rutina que suelo hacer, mi amiga me ayudó mucho, en especial en la parte del sentir psicológico del protagonista, sus impresiones, etc. Si tenía alguna duda sobre el tema, le preguntaba a ella. Fue muy importante para mí.

-¿A qué público va dirigida la novela?

Es una novela romántica histórica adulta, por lo que el público esperado son mujeres adultas a las que les guste las historias de romance, pero los hombres no quedan excluidos, cada día hay más hombres siguiendo las líneas de la romántica.

-¿Cuáles son tus influencias literarias?

Mis influencias son varias, pero en especial Jane Austen, Emily Brönte y Louisa May Alcott. La novela romántica ha cambiado mucho desde sus orígenes, la mayoría de las historias de hoy en día son bastante diferentes a lo que leemos en “Orgullo y Prejuicio” o “Cumbres Borrascosas”, por ejemplo. Sin embargo, a mí me gusta conservar un poco esa línea antigua, seguirle dando un toque clásico, una historia de amor completa, con una psicología de personaje profundo y una trama de peso. Me gusta dejar una huella en los lectores, que no sea una novela más, sino que algo de la historia se quede grabada en sus corazones. Ése es mi más grande deleite como escritora.

-Donde te podemos encontrar en redes sociales.

Me pueden encontrar en mi blog personal, en Facebook, o en Twitter.


-¿Quieres agregar algo más?

Agradecerles una vez más por su amabilidad e interés en mi novela. Me gustaría recalcar que en este mes que se celebra el día mundial de la concienciación del autismo, no dejen de leer “Amar es para siempre”, además de una historia de amor que les encantará, podrán conocer a una pequeñita con autismo, Lucy, una niñita inspirada en mi propia hija que seguramente llegará a ocupar un lugar en sus corazones, y aprender un poquito sobre este trastorno a través de ella.

También me gustaría pedir que nos apoyen con nuestra causa. Por favor, no dejen de informarse sobre el tema y si pueden compartan algún símbolo de apoyo al autismo (un lazo azul, vestir de azul, etc.), que dé a conocer su empatía hacia las personas con autismo.

Ediciones B ha sido muy amable en apoyarnos a difundir sobre el autismo. En “Estefanía”, mi anterior novela, también he integrado un personaje con autismo.

Y recuerden, si alguna vez van por ahí y ven a un pequeño gritando a todo pulmón, golpeando a sus padres o haciendo un berrinche descomunal, no lo miren feo, no le griten palabras de desdén ni a él ni a sus padres, y si pueden, ofrezcan ayuda. No es un niño mal educado o mal portado, como tan fácilmente asume la gente. Puede ser un niño con autismo que está atravesando un momento difícil. Ustedes pueden convertirlo en un instante más difícil, o en uno de solidaridad.