domingo, 4 de mayo de 2014

HISTÓRICA, MÁGICA, ÚNICA, LA NOCHE DEL ESTRENO DE “AMAR Y QUERER”, EL MUSICAL QUE RINDE HOMENAJE A JOSE JOSÉ




El final fue apoteósico, histórico, por decir lo menos:

Todo el Teatro Blanquita de pie, aplaudiendo, llorando, tomando fotos, cantando. Y en el escenario, un Príncipe, de elegante blanco y luces en los bordes del traje:  José José, emocionado, conmovido, rodeado de un público fiel y entregado, y rodeado del talento que conforma la puesta en escena de “Amar y querer”, más que absortos, incrédulos de estar ahí, sobre el miso suelo que pisa un grande, un ídolo indiscutible.


Luego de más de 3 horas de espectáculo, en el que se narra la vida de tres parejas amorosas, entrelazadas con canciones emblemáticas de Josè José, los actores protagonistas cantaron y gozaron del aplauso interminable y del susurro de un coro de miles que, desde sus butacas, gozaban la trama, el desempeño de un elenco de profesionales y de una producción inmejorable en el que hubo escenografías convencionales, virtual, que lo mismo nos llevaba al lobby de un hospital, que a un “antro”, que a una discoteca, que a la salada de una casa donde se desarrolla esta historia escrita y concebida por el productor José Joel para rendir homenaje a su padre, el Príncipe de la canción.



La noche del viernes fue, para el Teatro Blanquita, de esas que se guardan en la memoria de lo afectivo, del inconsciente colectivo de esos miles que no dejaban de cantar ni de aplaudir mientras Ninel Conde, Alejandro Ávila, Ivonne Montero, Donnatella Pelayo, Daniel Riolobos y el propio José Joel contaron una historia para explicar las diferencias entre amar y querer.


José José, como narrador de esta historia, apareció al inicio y al final de la trama, y al final interpretó el clásico del romanticismo, “Amar y querer”, provocando que la mayor parte de los asistentes encendiera sus teléfonos para grabar y tomar fotos, cantar con él y rendirle un aplauso emotivo, sincero, único con el que cierra la historia de los personajes creados por la pluma de José Joel. 

Luego, como en esta semana de estreno se contó con la presencia de invitados especiales como Gualberto Castro, Laura Zapata, Alejandra Ávalos, Manoella Torres, Yoshio y Mario Pintor, todos ellos más el elenco base de esta puesta, más el ensamble de cantantes y actores, se sumaron en un monumental coro para cantar “El triste”, himno indiscutible del homenajeado.


Fue, simplemente, de esas noches en que uno agradece haber sido parte de una historia que será contada miles de veces: única, mágica, irrepetible; de indiscutible éxito. De esas noches, pues, que dejan un sabor dulce en la boca de las emociones.

Y así, después de casi 3 horas y media, el público pedía más, y más, y parecía no cansarse de aplaudir a tanto talento, y a la historia que significa José José en el recuerdo de cada uno. 

Así, el inicio de una temporada teatral que se antoja dará para mucho tiempo.

Fotos cortesía: Lulu Urdapilleta