martes, 20 de mayo de 2014

MARIANA OSORIO GUMÁ NOS HABLA DE VIOLENCIA



Por: Patricia Correa

Ediciones B, bajo el sello de editorial Vergara presenta el libro “Hablemos de violencia – un monstruo de mil cabezas” y en entrevista exclusiva la novelista y psicoanalista Mariana Osorio Gumá nos dio más detalles sobre esta publicación.

¿Qué te motivó a escribir este libro?
Me motivo la preocupación de todo lo que hemos estado viviendo en términos de violencia en nuestro país, yo trabajo con adultos y con niños, en el ámbito de mi consulta escucho muchas historias y hay una preocupación generalizada de cómo afecta todos estos hechos de violencia a la población infantil, que los niños sean espectadores de violencia sin duda tiene un efecto en sus subjetividades, estamos hablando de niños que se van a convertir en adultos.

El libro se divide en tres capítulos y exploro las dimensiones de la violencia, que es la violencia desde un punto social, cómo esto se reproduce en la familia y en la escuela, son los espacios que están interconectados.

¿Cuál sería tu definición de violencia?
La violencia como un accionar, ya sea a través de un acto o palabra, que ejerce un ser humano que se conoce como victimario o perpetrador y que implica un abuso de poder sobre otro ya sea visible o invisible que ejerce sobre otro llamado víctima y que tiene la característica que está en una  posición desventajosa, ya sea porque es mal débil, por ser más vulnerable y a quien se le busca someter con el afán de humillar, de dañar, de lastimar o destruir.

Puedes explicar la relación entre la violencia y el miedo.
Yo diría que el miedo es una especie de herramienta que ayuda a que la violencia siga funcionando porque finalmente en muchas situaciones la victima está sometida por miedo, el miedo es lo que la amordaza, lo que paraliza, lo que frena la posibilidad de defenderse, cuando el miedo se puede trascender la víctima se opone a una situación de violencia.

¿Qué población consideras la más vulnerable que esté viviendo la violencia aquí en México?
Los niños son la población más vulnerable porque son el futuro, porque están en desarrollo, las experiencias y vivencias que están teniendo en este momento son las que van dejando sus huellas en su psiquismo y su alma, finalmente va a terminar teniendo efectos en su manera de ser y de estar en el mundo.

¿Consideras que la violencia que se vive en casa se lleva a la escuela?
Por supuesto, justamente lo que se plantea en el libro es que la violencia no es un asunto que se dé en un sólo ámbito, la violencia que se genera en casa muchas veces también está arraigada a la violencia social, a la económica  o es la violencia propia de la familia, claro que se lleva a la escuela y viceversa, el asunto es cómo se contiene en cada lugar. La escuela tiene una función, ya que recibe a muchos niños a la vez, a veces se puede frenar ahí la violencia, el problema es que las escuelas y los maestros no están capacitados para detectar situaciones de violencia, se observa ya cuando explotó la bomba.