domingo, 4 de mayo de 2014

TALENTO VERACRUZANO ARROPA NUEVA PRODUCCIÓN DISCOGRÁFICA DEL CANTAUTOR OMAR ALDAMA



Bajo la misma premisa de experimentar, de enriquecer y mantener su propuesta como un trabajo diferente a lo que se escucha en la radio, el cantautor Omar Aldama prepara su segundo material discográfico, que llevará por nombre “El rey de las sombras”, en el que busca mostrarse un poco más “oscuro” respecto a su anterior trabajo ("Onírico"), en el que prevaleció lo romántico, sobre todo hecho bolero.

También se trata de temas que hablan de amor y desamor, pero ahora en una fusión diferente que unirá a la trova o canción de autor, con ritmos como la salsa o el propio rock, que es con el que Aldama inició su carrera artística.

Para el trovador veracruzano, quien decidió regresar a su tierra para trabajar en este material, el disco será un paso adelante en su música y mostrará un lado más atrevido y oscuro, tanto en imagen como en sus letras.

La canción que da nombre al disco, por ejemplo, habla de un tipo al que le gusta la mala vida, las mujeres, el juego y demás, y lo presume creyendo que nadie tiene derecho a juzgarle, aunque acepta que su vida sí podría cambiar si llega el amor.

El CD, dice Aldama, contiene 11 temas, todos de su autoría, y está siendo producido por Manuel Durán, de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Veracruz, y de hecho todo el equipo es egresado de esa institución, porque confía en el talento local.

Sobre si compartirá el micrófono con alguien, el artista, quien vivió varios años en La Habana, Cuba, asegura que podría hacerlo con algún joven del Puerto, aunque también le encantaría hacerlo con la gente que aquí en México le ha servido de inspiración, como Fernando Delgadillo, Alejandro o David Filio.

Luego de terminarlo de grabar, en unas semanas, espera que en un par de meses pueda ya ser lanzado al mercado para que sus seguidores conozcan y compartan esta nueva propuesta, que, igual que la anterior, de lo que trata es de ofrecer algo “fresco, honesto y diferente”.

El llamado, recordó, es que la gente se dé la oportunidad de conocer nuevas propuestas, como la suya y la de muchos artistas que como él están cansados de escuchar siempre lo mismo, y buscan ofrecer un poco de arte para refrescar la escena musical mexicana.

Hay que darle una oportunidad a la trova, a las buenas letras y, sobre todo, a la música que apuesta a la fusión como una forma de agradar a cualquier tipo de público, deseoso de escuchar buena música.

Omar Aldama es originario del puerto de Veracruz, donde un derrame cerebral lo convirtió en un luchador, que siempre ha abierto paso ante lo que la vida le depare.

Se inició como metalero, sin embargo, su gusto por la trova lo llevó a formarse en La Habana, Cuba, inspirado por artistas como Silvio Rodríguez y Pablo Milanés. Con el tiempo delineó su propio camino y encontró en la fusión de ritmos su mejor manera de expresar su canto.

Su primer disco “Onírico” incluyó temas como “La Guajira”, “Vereda”, “Yo juré”, “Amor Onírico”, “Bolero Acróstico”, “Luces y sombras” y “No necesito nada”, entre otras piezas, que fueron escritas justamente desde el claroscuro que ha sido su vida.


Tratamientos, terapias y cirugías son ahora sólo un recuerdo en el Omar de hoy, el juglar veracruzano, el trovador de influencias cubanas, amante de Jarabe de Palo, que sueña con alternar en un escenario con alguno de sus ídolos musicales, lo cual sabe difícil pero no imposible, pues esa palabra no existe en su lenguaje y menos en el de su guitarra.