martes, 29 de julio de 2014

CÉSAR ROMANO ES “EL HOMBRE INOCENTE”, ACUSADO DE UN FRAUDE QUE NO COMETIÓ.



Por: Patricia Correa

Ediciones B México publica la primera novela del licenciado en derecho, Fernando Zurita, “El hombre inocente”, novela que habla del poder y la corrupción del sistema carcelario en México. En entrevista exclusiva Fernando nos da más detalles de su libro:

-El hombre inocente novela que habla del poder y la corrupción del sistema carcelario en México ¿Cómo surge la idea de escribir este libro?
“Yo soy abogado, pero no me dedico al derecho penal, hay algunos asuntos civiles que manejas que se convierten en penales y tuve que ir a un reclusorio y quede muy impactado de todo lo vi, lo que escuche, la vibra y la energía, después de estas experiencias dije esto lo tengo que escribir, aunque la historia la tuve guardada mucho tiempo”.

-César Romano, acusado injustamente, háblanos un poco del personaje y de si su tormento en la cárcel fue un aprendizaje para él…
“El primer mensaje con la novela es que todos estamos expuestos a caer en la cárcel, lo que me pareció impactante que Cesar Romano sale de su casa, se le cierra la policía judicial y se lo llevan detenido, no sabe quien lo acusó ni sabe porque, se lo llevan directo al reclusorio. Romano es un empresario, le gusta darse buena vida, el shock para él es terrible, cuando se ve dentro de la cárcel rodeado de personajes resentidos, peligrosos, es un contraste de lo que está acostumbrado a vivir, está muy angustiado por lo que le pueda ocurrir”.

-El abogado civil Tomas Zatriani está pendiente de César, su cliente, vecino y amigo. Zatriani un abogado intachable tiene que luchar contra la corrupción dentro del penal para ver a su cliente, háblanos de esto:
“Una de las cosas que más le impacta a Zatriani es la extorsión que cometen muchos abogados penalistas porque empiezan a extorsionar a su propio cliente, para que vean el asunto, primero le tiene que dar dinero aprovechándose de la vulnerabilidad  y del riesgo que se encuentra una persona al estar detenido, a Tomás le impacta mucho la visión de cómo se manejan los penalistas”.

-El Lic. Jorge Estrada un abogado corrupto y sin ética alguna, cuya ambición por el dinero hace tener tratos chuecos con el MP y el denunciante ¿Crees que como tu personaje las personas hagan un lado sus valores con tal de obtener poder y dinero?
“Yo lo he platicado con algunos penalistas decentes y de primera línea, y les he preguntando porque algunos penalistas esconden los citatorios, en vez de que a alguna persona le den oportunidad de que vaya al MP y presente sus pruebas ante que lo detenga la PJ, y pues tenga la oportunidad de demostrar que es inocente antes de entrar a la cárcel, me han dicho que el sistema está un poco viciado que si le llega un citatorio a una persona con posibilidades económicas como es Cesar Romano, yo creo que hoy en el mundo hay falta de valores, esto permea a todas las profesiones no solo a los abogados”.

-Un personaje importante dentro de la novela y que le hace más llevadera la estancia a Cesar en el reclusorio es “El Licenciado” ¿Cómo surge este personaje?
“Yo creo que en el ser humano siempre hay una bipolaridad, todos tenemos bondad y maldad, el Licenciado es un personaje que a mí me gusta mucho es entrañable, está rodeado de misterio, porque no sabes el motivo de que este en la cárcel, tiene perdidas las esperanzas de salir, en una gente culta y preparada, le ayuda a sobrellevar la cárcel a Cesar Romano. Todos los personajes tienen un poco de uno, cuando escribes te proyectas tanto, el Licenciado tiene una gran inspiración en mi padre, el gusto por la lectura”.

-En la novela cuentas historias de reclusos como la de Eduardo Solís y la de “El ratón”, historias de personas inocentes, culpables, de pocos recursos para tener un abogado ¿Qué se ha hecho judicialmente para evitar reclusos inocentes en las cárceles mexicanas?
“La idea de contar historias de reclusos como ellos, lo que busco yo es meter al lector a la cárcel desde la comodidad de su casa, porque no lo sabemos, solo lo saben los que entran como abogados o los que han caído ahí. Desgraciadamente se ha hecho muy poco, se ha tratado de implementar un sistema oral y acusatorio distinto, pero yo creo que no es tanto un problema de las leyes sino de la  aplicación”.

-¿A qué publico va dirigida la novela?
“Va dirigido a cualquier persona que le guste la lectura y una novela entretenida, el reto para un abogado cuando escribes es hacer algo que no sea técnico, que sea fácil la lectura. Es una historia de supervivencia muy humana que refleja el bien y el mal en cada persona y sus contrastes”.