jueves, 19 de enero de 2017

CELEBRA 30 AÑOS DE CRÍTICA TELEVISA ÁLVARO CUEVA


“Sólo quiero agradecer, profunda y sinceramente, a todo el gremio del periodismo de espectáculos: ¡Gracias!” 

Aunque actualmente es considerado como el crítico más profesional de la televisión en México, y quien cumplirá 30 años de carrera el próximo 22 de enero, él afirma que su camino al éxito le ha costado mucho trabajo. 

“A mí siempre me minimizaban. Al principio de mi carrera, en Monterrey, en los años 80, no me dejaban firmar mis columnas y tenía que usar seudónimos como TV Adicto”. 

Sin embargo, su trabajo habló por él mismo, ya que desde pequeño siempre fue muy dedicado a sus estudios, con su objetivo siempre claro: ser crítico y escritor de telenovelas. 

“Mi abuela, la mamá de mi mamá, era una santa. Fue la mujer que realmente me crió ya que mis papás me tenían que dejar con ella para irse a trabajar. Nunca fuimos ricos, siempre fuimos de clase trabajadora. De las tardes con mi abuela, mirando las telenovelas fue que surgió mi amor por la televisión”, declaró. 

Gracias a una beca otorgada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) estudió la licenciatura en Ciencias de la Comunicación, lo que le abrió paso al desarrollo de sus habilidades. 

Al término de su estudios profesionales, el periodista cayó en depresión debido a que se dio cuenta de que en Monterrey no existían las condiciones para escribir telenovelas, por lo que tuvo que combinar sus primeras críticas con otras actividades. 

“Mi primer trabajo formal fue en el Hospital San José de Monterrey como asistente en el Departamento de Comunicación. También estuve en Tarín & Contreras, una agencia de publicidad, como ejecutivo de cuenta. Ahí aprendí muchas cosas que posteriormente me ayudaron en mi época de maestro de la carrera de Comunicación”, aseguró. 


Poco a poco, el camino se fue abriendo para Cueva, quien tras emigrar a la Ciudad de México y salir de Televisa debido a un recorte de personal, entró a Televisión Azteca donde demostró su talento como escritor de melodramas, aunque no fue lo que esperaba. 

“Me siento muy orgulloso del fracaso de mi telenovela Rivales por Accidente en 1997 porque aprendí muchísimo. Uno aprende más de los errores que de los aciertos. Gracias a eso, por ejemplo, ahora puedo analizar la televisión de otra manera”, dijo. 

Críticas de películas como “La Alacrana” en 1987, su primer trabajo profesional, premios como el del Primer Concurso de Mediometraje de Ficción de la Revolución Mexicana en 1992, cursos de Dramaturgia impartidos por maestros como Hugo Arguelles y su paso por “Ventaneando”, entre muchas otras experiencias más, han sido las que los han formado en estas tres décadas de carrera. 

Ante las nuevas tecnologías y plataformas, el crítico aseveró que son otra forma de expresión y de distribución, pero no desplazarán a la televisión. 

“Creo que la internet es otra ventana, maravillosa, pero no el futuro de la televisión. La televisión va hacia una crisis terrible debido a cuestiones como sus altísimos costos, pero sobrevivirá y siempre representará un alternativa para la gente”, sostuvo. 

Recientemente participó en el programa de “Alta Definición” el cual condujo por más de 10 años y se enorgullece de todo lo hecho hasta el momento. 

“Soy el más agradecido con Proyecto 40, con Grupo Milenio y con todos los lugares en donde he tenido la oportunidad de colaborar. La televisión merece lo mejor, merece respeto, análisis. La televisión es muy importante, es la que nos educa en muchos sentidos. 

“Quiero compartir con todos mis colegas periodistas de espectáculos estos 30 años porque de ahí vengo y eso soy: un periodista de espectáculos. Gracias a todos los que de una manera u otra me han apoyado, a los que me han acompañado, y también a los que me han criticado porque todos, juntos, me han hecho crecer, me han hecho más fuerte y más humilde. Gracias, de verdad. ¡Mil gracias! Vamos por más”. 

No hay comentarios: